FANDOM


Me senté en una silla junto la mesa libre que estaba en medio de lo que parecía ser la sala de la taberna. El camarero me miraba con preocupación pues hace escasos minutos le había abierto la cabeza a un hombre con lo que tendría que ser una barra de hierro, realmente había sido algo fácil cuando al que pegas está mas borracho que tu. Apoyé mis pies en la mesa quedando algo acostado en la silla. 

Dirigí mi mirada a lo que era mi peto, que únicamente se trataba de cuero reforzado que cubría su estomago y pecho.  Bajo su peto tenía una camisa de camuflaje verde larga, aunque remangada hasta los codos.  Sus pantalones era lo que solían llamar ropajes de soldado, pues tenía un color militar además de muchos bolsillos donde guardar cargadores o otras utilidades. Sobre sus pantalones parecía tener unas rodilleras hechas completamente de hierro con pinchos decorando la parte delante, o quizás tenía otro motivo aparte de decorar. Sus botas de cuero estaba reforzado en la punta por hierro y de nuevo pinchos. 

Mi pelo largo negro llegaba hasta mi pecho y si soy sincero, estaba igual de sucio que la barba de oso que acompañaba mi melena, desde luego se notaba en ese bar de sureños que era un norteño y ya había dejado claro con ese borracho que no pensaba dejarme intimidad. 

Una joven se acercó a mi mesa, ocupando una silla que daba justo delante de mi. Esta chica tendría que sacarle yo a ella unos vente años, pues juraría que ni siquiera tendría que tener los vente.  Llevaba unos pantalones de trabajo muy gastados, casi tanto como la camiseta de tirantes que llevaba que además, juraría que le estaba grande. Su pelo castaño estaba recogido en una coleta por lo que se podía ver perfectamente sus ojos marrones.

-Le has dado bien a Cletus.- Dijo ella en un tono gracioso y acompañándolo con una sonrisa. 

Por un momento hice una mueca extrañado, bebí de la botella de whisky casero que tenía en mi mano y la contesté :

-Ya me he gastado el dinero en alcohol, no me queda como para llevarte a la cama.- Respondí pues en el norte si una mujer se te acercaba era o para matarte o sacarte el dinero. 

Ella me miró algo decepcionada, incluso disgustada por mi arrogante respuesta. -No soy una puta.- Dijo ella algo triste. -Solo estoy buscando alguien con quién poder llegar a Salus, lo necesi...- En ese momento la corté yo cuando bajé los pies de la mesa y me acerqué un poco a ella.-¿Cuanto me pagarías?.- Dije para ir directamente al grano. -No tengo el dinero aquí, pero puedo darte mi virgi...- De nuevo la interrumpí.- O dinero o objetos.- Ella cambió de cara de nuevo, pensó durante unos segundos y contestó- En Salus tengo amigos que venden munición y armas, podría conseguirte una buena arma.-

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar