FANDOM


Kitargorn, un joven y experto luchador, descendiente de los Martel vasallos leales del pequeño Reino de Yaedrosh, un reino boscoso con pequeños castillos y poca extensión en la cual sus tropas regulares de levas son aceptables, y destacan sus arqueros y lanceros en el campo de batalla y en las emboscadas, sus magos temidos y controlados de manera despotista por el Rey Kasmir se especializan en la magia de los bosques, para proteger el reino y extender los dominios del poder de la naturaleza.

Kitargorn Martel, bastardo de los Martel es conocido por su sangre maldita, la noche en la que fue engendrado la luna era de color rojo escarlata, su madre Katarina enamorada perdidamente del alto demonio Arthos el sanguinario; a pesar de estar casada Katarina y el demonio engendraron a Kitargorn Martel, del cual muchos lo llaman, el oscuro, el manchado, el porteador de desgracias y males, el portador de la oscuridad y la mala suerte. Kitargorn Martel fue exiliado de su reino por su sangre maldita por un demonio, su madre fue terriblemente torturada, interrogada y asesinada  por los cazadores de engendros al enterarse del vástago que había generado.

Aún siguen buscando a Kitargon el manchado, para purgarlo como el ente demoníaco que es.

Kitargorn porta una armadura de malla, un yelmo de acero al igual que botas y guanteletes del mismo material, con tallas de su antiguo reino, además lleva un peto con la forma de un ente con cuernos y una risa malévola, se dice que él mismo encontró ese peto como un regalo de un extraño mendigo encapuchado, es un peto con la capacidad de frenar los hechizos de cualquier mago de nivel medio, además lleva un mandoble de acero al igual que un arco con varios cientos de flechas manufacturadas en el reino de Yaedrosh, flechas más que fiables al igual que un arsenal de magia del bosque y sus poderes demoníacos. Siendo así un individuo peligroso guiado por la ambición y la sed de venganza.

Salto a la acción.

Kitargorn vago por sus tierras buscando gente que se uniera a una hueste para recuperar su reino pero muchos de los que lo veían huían despavoridos al reconocerlo, no querían tratar con demonios, no querían tratar con traidores, ser ejecutado por traición es una bendición comparado con ser capturado e interrogado por los cazadores de engendros.

Kitargorn Martel viajó al este donde residía un oscuro poder, las tierras del reino de Azargorn están llenas de oscuridad y misterio, los rumores dicen que en la oscuridad de la noche los cadáveres de los antiguos guerreros se levantan, donde aquellos pálidos bebedores de sangre aristócratas y guerreros dominan a aquellos que ya no viven, pero tampoco están muertos.

Kitargorn buscaría influencias y poder en la tierra de la oscuridad y la muerte, enfrentándose a engendros, vampiros y hombres lobo, todo sea por recuperar su reino.

Tras días y días de viaje se encontró con unas ruinas, al pisar el camino de piedras de las ruinas, las nubes chocaron, los cielos rugieron y una tormenta se desató provocando que Kitargorn entrara en ellas en busca de refugio. Tras entrar en ellas y adentrarse por un largo pasillo el cual se iluminaba a su paso, giró la vista a la entrada, un rayo cayó destruyendo el muro de la entrada, sellándolo con el dentro, tendría que buscar otra salida, seguir adelante.

Tras caminar durante aquel largo pasillo llegó a una gran sala, en ella se encontraba un altar, rodeado de piras de fuego, las cuales al encenderse tenían llamas de color verde esmeralda, el resplandor de aquel fuego era cautivador, Kitargorn avanzó hacia el altar tras llegar a el, las puertas se cerraron, y no había manera de abrirlas, tras esto el fuego se avivó solo, las llamas esmeralda se movieron como si bailaran, formando un torbellino encima del altar, y tras esto una voz salió del torbellino ígneo.

-Ente Misterioso: Kitargorn Martel... Eres fuerte, eres valiente, eres ambicioso, pero te falta algo, te falta Poder, el poder para recuperar lo que tanto ansias, lo que fue tuyo, lo que te pertenece por derecho, solo no puedes hacerlo. ¡Debes hacer un Pacto! 

-Kitargorn Martel: ¿Que clase de Pacto? ¿Qué eres? 

-Ente Misterioso: Es un pacto que te dará la capacidad de tener más poder del que tienes ahora, tu solo no podrás recuperar tu reino, además el poder de un demonio mayor como yo... suele ayudar con ello.

-Kitargorn Martel: Ya estoy maldito, quiero recuperar lo que es mío, no me importa como, acepto tu trato.

-Demonio: Bien... Kitargorn Martel has aceptado el pacto, has aceptado mi poder, desde hoy todo será distinto. ¡Que el Mundo tiemple a tus pies y la gente se aterrorice al oír tu nombre!

El Torbellino de fuego esmeralda entró en Kitargorn, renovando sus fuerzas, agilizando sus movimientos, mejorando sus sentidos. Kitargorn era más poderoso ahora, tras esto una gran puerta a la izquierda de la sala se abrió, Kitargorn salió por ella, al bosque era de día, la tormenta había cesado y no sabía cuantas horas pasó recorriendo aquel lugar. Solo supo una cosa no solo él salió de esas ruinas, una gran energía fue liberada por el mundo. Las Tornas comenzaban a cambiar...

Capítulo 1 La época del CambioEditar

Kitargorn Martel tras salir de aquellas ruinas avanzó hasta una ciudad con murallas de madera en medio de aquel bosque oscuro, la ciudad construida totalmente de madera y piedra, con un gran portón digno de las eras antiguas, era custodiada por dos hombres embutidos en armaduras de hierro, los dos hombres observaron a Kitargorn con curiosidad y a la vez con envidia al ver que su armadura y sus armas eran más avanzadas que las de este pueblo.

-Kitargorn Martel: Disculpe ¿Cómo se llama esta ciudad? 

-Guardia: Está usted en el Gran portón de la Ciudad de Larterr, una de las ciudades más seguras de esta región.

Sin agradecer la respuesta Kitargorn entró en la ciudad y caminó por las calles, mientras los habitantes de esta lo observaban curiosos, deseosos de saber quien era, desconfiando de él, y algunos encontraban la esperanza en un viajero como este.

Tras dar varios pasos encontró un lugar prometedor, una taberna cuyo nombre, inscrito junto a la puerta ponía: "Taberna Vientre de Dragón" Tras cruzar la puerta, vio un ambiente animado, aquellos bárbaros estaban, devorando piezas de carne, engullendo jarras de cerveza y algunos incluso repasando con las fulanas de aquel cuchitril, Kitargorn se puso en la barra como de costumbre siempre su presencia llamaba la atención, tras esto una camarera se acercó a donde estaba él.

-Camarera: ¿Se le ofrece algo buen hombre?-Sus ojos brillaban, su melena rubia y sus ojos verdes al igual que su figura estilizada servían para flirtear con los clientes y conseguir propinas y quizá algo más.

-Kitargorn Martel: Vino y una buena pieza de carne, no me traigas cualquier basura si no quieres enfadarme.

Tras esto un hombre recio, de piel pálida, cabello y barba castaños, gran altura y fuerza portando una hacha a dos manos de hierro, su armadura de mismo material, entró en la taberna riendo de forma sarcastica y empujando a los comensales de manera brutal, los que se oponían a él caían ante su hacha.

-Hombre recio: ¡Soy Tarren el Fuerte! ¡Inclinaos ante mi poder! Jajajaja

Tras su presentación Tarren se acercó a donde se encontraba Kitargorn, tras un intento de empujarlo, Kitargorn lo esquivó con facilidad, Tarren intentó atacar con su gran hacha, pero con un movimiento veloz, Kitargorn sacó su espada, no solo bloqueando el ataque sino desestabilizando al salvaje. Tras esto Kitargorn usó sus poderes demoníacos para dar un puñetazo en la barbilla de Tarren dejándolo inconsciente.

-Kitargorn Martel: Escoria... Como te atreves a desafiarme.

Tras esto Kitargorn puso su bota sobre la cabeza de Tarren, tomó el vino, lo bebió de un trago y se llevó el plato de carne de la Taberna, nadie dijo nada. Excepto la camarera exaltada que quería el dinero de la consumición.

-Kitargorn Martel: No se preocupe este pedazo de escoria se encargará de pagar.

Tras decir esto, se fue de aquel tugurio llamado taberna.

Los días pasaron, y en su camino al gran castillo del clan Von Wednest, el clan más poderoso y ambicioso de vampiros descubrió que lo seguía un grupo de hombres, diez hombres armados con armas de hierro y equipados con armaduras de hierro, en cabeza un conocido de Kitargorn, era Tarren; Kitargorn se detuvo en seco, y se giró su mano se dirigió a la empuñadura de su arma, no confiaba en nadie y menos aún en los bárbaros obstinados.

-Tarren el fuerte: ¡Tú! ¡Tú has sido el único hombre en pisar estas tierras que me ha derrotado, déjame conocer tu nombre! 

-Kitargorn Martel: ¿Quien te ha dado permiso para preguntar por mi nombre pedazo de escoria? ¿Que gano yo dándote mi nombre?

-Tarren el fuerte: ¡Como te atreves! ¡Te reto a un duelo! ¡Si gano me darás tu nombre! 

-Kitargorn Martel: Interesante, muy bien saco de escoria si gano yo serás mi vasallo.

-Tarren el fuerte: ¡Que así sea!

El duelo comenzó Tarren cargó frontal mente hacía Kitargorn el cual lo esquivó con facilidad y golpeó con su espada la armadura de Tarren abollando la, y soltando un pequeño gruñido de dolor, Tarren desequilibrado hizo un barrido con su hacha, pero con un salto Kitargorn logró evadir el ataque salvaje del bárbaro, tras esto golpeo su brazo haciendo soltar el hacha, y tras esto un golpe en el pecho que lo hizo retroceder, para finalmente amenazarlo mortalmente con su espada. Tarren avergonzado, al igual que enfadado por la derrota, hizo un ademan demostrando que no era rival para Kitargorn.

-Kitargorn Martel: Bien, ¿Te rindes, escoria?

-Tarren el fuerte: Has ganado, te serviré como vasallo.

-Kitargorn Martel: Espero que no tengas miedo a nada, nos adentraremos en tierras oscuras.

-Tarren el fuerte: Yo no temo a nada, ¡Nada!

-Kitargorn Martel: Bien, tu y tus hombres seguirán mis ordenes a partir de hoy, vuestras malditas almas me pertenecen.

Tras esto el grupo de Kitargorn comenzó a adentrarse en esas tierras oscuras y llenas de peligros en las que ningún hombre cuerdo entraría, pero el rumor de quien era Kitargorn se expandió por el continente, había muchos que deseaban hablar con él, querían saber si el portador del cambio y la oscuridad dejaría que le sirvieran, con el fin de sembrar el caos y el terror por el mundo. 

Los entes malignos que mucho tiempo estuvieron esperando el momento de que alguien se alzara para unirlos y guiarlos a todos, veían en Kitargorn la señal de actuar, el mundo comenzaba a cambiar, las criaturas estaban inquietas, los hombres lobos asolaban aldeas con mayor frecuencia, los gigantes destrozaban los pequeños campamentos que había a su paso, los nigromantes comenzaban a generar grandes huestes, los vampiros comenzaban a hacer planes, los engendros comenzaban a unirse en clanes más numerosos, todos deseosos de que "El Oscuro" viniera a decirles que llevarían la oscuridad al mundo, este solo era el comienzo de algo grande y terrible...

Tres días después.

Kitargorn y su escolta de bárbaros llegaron a las puertas del gran castillo del Clan Von Wednest, llegaron en la oscuridad de la noche, el cielo estaba completamente despejado con una gran luna roja iluminando a la torre principal del castillo en ella, el Señor del clan Clovis Von Wednest, le recibió junto a su gran corte de vampiros y nigromantes, en la sala del trono del castillo junto a un gran mesón se sentaron a hablar tanto Clovis como Kitargorn. Mientras ellos hablaban, los bárbaros que acompañaban a Kitargorn fueron re-equipados con armaduras de acero y armas de acero, además de ser atendidos con buena comida, rara vez ocurría esto, pero la época del cambio había llegado.

Mientras Clovis se mostraba totalmente dispuesto a seguir las ordenes de Kitargorn y ser uno de sus generales, un nigromante, por su aspecto el más anciano y experimentado se acercó a ellos con un libro forrado en cuero negro y con inscripciones totalmente extrañas para la lengua humana, tras esto se lo dio a Kitargorn.

-Nigromante anciano: Está en la lengua de los demonios mi señor, es posible que le sea útil.

-Kitargorn Martel: Gracias, me será muy útil, por cierto Lord Clovis ¿cuando llegarán el resto?

-Lord Clovis Von Wednest: Es simple, llegarán en dos días, mientras llegan podéis esperar aquí, mis siervos os mostraran vuestros aposentos.

-Kitargorn Martel: Será un honor quedarme aquí, cuando lleguen los demás trazaremos una estrategia concreta.

-Lord Clovis Von Wednest: Que así sea.

Tras esta conversación Kitargorn fue a su habitación, y tras cerrar la puerta con llave decidió hacer un círculo mágico con su propia sangre, tras hacerse un corte en su mano con una daga ritual, el círculo con varias runas en lenguaje demoníaco y un conjunto de tres estrellas de 5, 8, y 12 puntas en su interior y un radio de cinco metros. En el Centro yacía una mancha de sangre en forma circular. Kitargorn al fuera del círculo mágico abrió el libro y comenzó a susurrar los versos demoníacos de este.

La habitación comenzó a temblar, una llamarada de fuego salió por el centro del círculo chocando con el techo de la habitación, la onda expansiva hizo volar gran parte de los objetos de la habitación. Tras lo ocurrido apareció un ente de dos metros y medio de alto, con piel de color rojo y textura escamosa, un gran conjunto de cuernos en su cabeza, y sus ojos similares a los de una serpiente, y un rostro alargado como el de un ave. Este ente demoníaco portaba una armadura rúnica y un gran Espadón del reino demoníaco. 

El demonio movió sus músculos como si hubiera salido de un letargo eterno, tras esto alzó su espada y soltó un bramido infernal que resonó por todo el castillo y tras esto se inclinó ante Kitargorn haciendo una reverencia.

-Demonio: Me llamo Drexus soy uno de los terratenientes más poderosos del reino demoníaco y he venido a servirte, mi señor.

-Kitargorn Martel: Es un honor Drexus, espero que tus huestes estén a la altura, es momento de que el mundo sea sumido en la oscuridad absoluta.

-Drexus: Así se hará mi señor.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar